Cuestionario sobre curso de preparación al DELE

Cuestionario sobre curso de preparación al DELE

 

¿Cómo saber si mis alumnos se sienten preparados para el examen?

 

¿Cómo saber si el curso que he dado ha sido efectivo para mis alumnos?

 

 

Al finalizar un curso de español lengua extranjera podemos hacer diferentes tipos de evaluaciones (exámenes, tests, portfolios, etc.) para medir lo que nuestros estudiantes han aprendido. Si bien a lo largo de las clases podemos ver cuáles son sus fortalezas y debilidades, cerrar el curso con algún tipo de evaluación tiene sus ventajas: los estudiantes pueden ver en un documento qué son capaces de hacer y qué cosas todavía necesitan practicar más. Asimismo, también puede servir de motivación para el estudio. Es sabido que rendimos mejor cuando tenemos objetivos claros. 

 

Ahora bien, en un curso de preparación al DELE el objetivo del profesor es triple. No solo hay que dar las herramientas lingüísticas, sino que también tenemos que preparar al alumno para superar con éxito la instancia del examen. Los factores psicológicos (como el estrés entre otros) en una evaluación como el DELE son inconmensurables. Por otro lado, también hay que capacitar a los candidatos al certificado en todo lo que refiere a la estructura del examen, el tipo y cantidad de tareas, etc. Una persona que esté aprendiendo español como segunda lengua puede tener los conocimientos lingüísticos de determinado nivel del Marco Común Europeo de Referencia que desee. Sin embargo, si no está interiorizado respecto de la estructura del examen y del tipo de tareas, es probable que fracase. 

 

Para medir hasta qué punto los estudiantes se creen capacitados para superar el examen después de haber hecho un curso de preparación, os presentamos esta herramienta. Se trata de un cuestionario con preguntas de selección múltiple. Cada uno de los interrogantes tiene una escala de 5 respuestas posibles que van desde el total desacuerdo hasta el completo acuerdo. Este tipo de escalas, también conocida como Likert, son muy fáciles de procesar y altamente efectivas para medir el progreso. Hay algunas preguntas de orden general sobre el examen y otras que se enfocan en cada una de las cuatro partes: comprensión escrita y auditiva, producción escrita y oral. 

En nuestros cursos de preparación al DELE nuestros estudiantes completan el cuestionario el primer día. Lo tienen que hacer de forma individual y sin tomarse demasiado tiempo para que las respuestas sean lo más sinceras posibles. Luego, comenzamos el curso sin detenernos a conversar (ni comparar) las respuestas que han dado. El último día del curso volvemos a pedirles que completen el mismo cuestionario y les damos la versión que completaron el primer día. El objetivo es que comparen sus respuestas y puedan evaluar si han progresado o no en cuanto a sus conocimientos y su preparación general para el examen. 

 

La efectividad y la rentabilidad de aplicar este cuestionario son muy altas. Hasta ahora, todos los estudiantes que la han completado han indicado respuestas más altas en la segunda versión que en la primera. Esto comprueba que en el curso han aprendido no solo los aspectos lingüísticos sino las características del examen. También constatan en primera persona cuáles son sus debilidades y fortalezas. Además, dado que las preguntas tienen una serie de respuestas escaladas, es muy fácil aplicar herramientas estadísticas para medir si se alcanzaron los objetivos. También funcionan como un input muy concreto dentro de la clase.  Sirve para hacer una reflexión final del curso y repasar puntos fuertes y débiles. Por último, y tal como decíamos al inicio de este artículo, los alumnos pueden ver de manera objetiva en un papel cuál ha sido su progreso respecto del grado de preparación que tienen

 

Os recomendamos fuertemente que apliquéis herramientas de este tipo en vuestros cursos y veréis lo provechosas que son. Nos encantaría que os sirviera la nuestra y si la ponéis en práctica por favor, comentadnos qué tal os ha ido.

No Comments

Post A Comment

Open chat